AUTOESTIMA

aeb601_adc6b4005f094a4fb364d7e210640a80La autoestima es la valoración global que hacemos de nosotros mismos. Una sana autoestima no significa gustarnos totalmente, ni no tener defectos ni limitaciones, sino sentirnos bien respecto a nosotros mismos, aceptando tanto nuestras limitaciones como nuestras capacidades, respetándonos y por lo tanto haciéndonos respetar por los demás, dotándonos de un sentimiento de capacidad y de confianza.

El ser humano es un ser social, y nuestra naturaleza busca que seamos vistos por los otros, ser alguien para los demás. Por este motivo, la autoestima se alimenta del reconocimiento natural y positivo de los demás, pero en ocasiones el reconocimiento que se obtiene es negativo. Cuando esto sucede en la infancia, momento en el cual se empieza a desarrollar el autoconcepto, se va forjando una baja autoestima, prefiriendo ser reconocidos de forma negativa que sufrir la ausencia o indiferencia.

La forma en la que somos reconocidos durante la infancia, marcará el patrón a lo largo de nuestra vida. Es cierto, que la autoestima puede ir variando, ya que a lo largo de nuestra existencia aparecen nuevas personas con su propia forma de relacionarse y de reconocer al otro, también experimentamos éxitos y fracasos que pueden modificar la imagen que tenemos de nosotros mismos, en positivo o en negativo.

Una persona con baja autoestima tiene dificultades para reconocer sus cualidades, para sentirse capaz, le cuestan los cambios y enfrentarse a nuevas experiencias que la alejen de su zona de confort. El proceso de psicoterapia le ayudará en el autoconocimiento de sus capacidades, fortalezas y limitaciones, aceptándolas y sintiéndose bien consigo mismo y permitiéndole hacer frente a la vida con mayor seguridad.